Adiós a la invasión de los seres del bajo astral

Adiós a la invasión de los 
seres del Bajo Astral
Por Alicia Sánchez Montalbán

La influencia del Bajo Astral te domina cuando tú te dejas arrastrar por ella. Las sombras acuden en la noche para recordarte que hay un instante en el que puedes decidir retomar el mando de tu vida, escucharte a ti en primer lugar y decir basta a los pensamientos que intentan arrastrarte hasta las profundidades del Astral.

Puedes decir basta y decidir que vas a enfocarte en la luz de tu alma.

Puedes negarte a jugar al juego de la desconexión. 

Puedes levantarte y decidir que vas a prestar atención a lo que tu alma te sugiere en esos momentos.

Puedes poner un límite, decir no de verdad, sin miedos, sin titubeos, sin agresividad. Simplemente generando un muro energético que impida la intromisión. Para generarlo es imprescindible que acudas a tu alma, porque ella posee los códigos que necesitas para hacerlo desde el respeto y el amor, sin que el hecho de generar ese muro te convierta a ti en el invasor. La intención es muy importante. Vas a ocuparte únicamente de ti, de cuidar de ti, de tu energía, impidiendo que otros influyan en tu mente, en tu cuerpo o en tu verdad. No vas a deshacerte de nadie, ni expulsarlo de tu realidad, porque entonces te estarías convirtiendo en aquel que perturba tu sueño y te impide avanzar.

Poco a poco irás dándote cuenta de tu gran capacidad para cuidar de ti, para decir basta, para llevar tú las riendas de tu vida y decidir en qué frecuencia quieres vibrar.

Tal vez, un día, cuando menos te lo esperes, te descubras sintiendo compasión. Al recuperar la plena confianza en ti habrás comprobado que no existen víctimas ni verdugos, cuando uno se ofrece a sí mismo amor.

El amor a ti mismo te lleva a cuidar de ti, a priorizarte, y también a decir no, cuando es exactamente eso lo que quieres decir.
El amor a ti mismo te lleva a confiar en ti y a darte cuenta de que no necesitas invadir a otro para sentirte bien. No necesitas huir de otro, porque puedes alzar la mano e impedir su invasión con un simple gesto lleno de firmeza, pero también de amor.

Me amo y me respeto. Te amo y te respeto. Aquí, no.

Así de fácil. Así de simple. Pruébalo con convicción y date cuenta de que la vida que eliges vivir es exactamente la que hoy te envuelve. Puedes decidir cambiar las cosas. Sólo necesitas confianza en ti.

Si quieres que te ayudemos a adoptar esta nueva perspectiva, mucho más cercana a luz de tu alma, hemos preparado el CURSO REGRESO A LA LUZ, para perder el miedo a las almas en tránsito y/o ayudarles a volver a la Luz. 
Share by: