La nueva energía y la prosperidad

La nueva energía y la prosperidad
Por Víctor Polo

En este momento del proceso evolutivo humano están dándose grandes cambios, causados por la propia evolución del universo al completo. La energía universal impulsa la evolución de todos los seres, encarnados o no. Todos estamos evolucionando hacia una nueva dimensión, hacia actitudes más cercanas al amor, y para que eso pueda materializarse es necesario dejar atrás muchos patrones que nos limitan; patrones que nos anclan en frecuencias que no vibran con la onda evolutiva que ahora está llegando.

El miedo es el mayor freno de la evolución. Es momento de observarse a uno mismo para encontrar esos miedos en el interior. En muchos casos son inconscientes, generados por creencias heredadas de nuestros padres y familiares cercanos. Sería bueno descubrir cuáles son.

Yo, hoy, me he dado cuenta de que estaba frenado por proyecciones que mis familiares han creado hacia mí. Para ellos fue lo máximo que yo hubiera estado en televisión. El hecho de ya no aparecer en ella lo ven como un fracaso. Le sucede a la mayoría de la población, que considera que la plenitud te la da el dinero y el reconocimiento ajeno. Esa perspectiva caía sobre mí como una losa: había fracasado, ya no valía tanto como antes.

La verdad es que tengo una familia maravillosa, padres a los que quiero, me quieren y desean lo mejor para mí. Un hermano al que también quiero; siempre estaré disponible para él cuando me necesite. Ellos consideran que lo mejor para mí es lo que la sociedad dice que es bueno. Tengo una mujer que me ayuda cada día a seguir confiando en mi potencial como cantante, compositor, canalizador, como amante y como padre que ejerce de acompañante de sus hijos, que también son maravillosos. Tengo todo lo que necesito en cada momento, si me proyecto en el presente y disfruto de lo mejor de cada situación. Cuando me enfoco en lo peor de cada situación me siento mal, me pongo de mal humor y complico las cosas. Es mejor aceptar que lo que llega es lo mejor en cada momento, abrirse a recibir las lecciones y las oportunidades que la vida constantemente nos ofrece.

La prosperidad va ligada a tu actitud a la hora de recibir. Todo en el universo va y viene. El dinero también sigue ese patrón. Tiene que entrar y salir de tu vida, porque es energía. Si decides aferrarte a él por miedo, negándote a soltarlo, la energía universal no te dará más hasta que lo sueltes. Para poder soltar deberías revisar las creencias que te apartan de recibir dinero (energía) de manera natural. Muchos tenemos instalada la creencia de que para conseguir dinero hay que luchar. Teniendo en cuenta que todos somos seres creadores de nuestra propia realidad, con lo que pensamos, decimos y hacemos, el modo en que miremos el dinero influirá en nuestras vidas de manera determinante. Si creemos que cuesta obtenerlo, así será.

Luego está la culpa, que en muchas ocasiones nos acompaña desde otras vidas. Cuando uno se siente culpable por algo, cree que no merece nada bueno y, por lo tanto, le cuesta recibir. Envía, de ese modo, una orden silenciosa al universo, para que no le entregue nada.

No, gracias. Yo no merezco nada. Nada bueno. Ni dinero, ni amor.

Otro factor importante es la conexión con el propósito de vida, lo que tu alma viene a manifestar en el mundo. Si viniste a ser cantante y te empeñas en seguir prisionero de un trabajo convencional, que te aparta de ese propósito, nunca llegará la prosperidad a tu vida. A veces uno se empeña en hacer lo que cree que es más adecuado, pero eso, en muchas ocasiones, nada tiene que ver con lo que tú sueñas o anhelas. Tus sueños tienen que ver con lo que tu alma desea para ti.

Siempre quise ser cocinero. Me encanta (habla el alma).

Pero… es muy difícil. No seré capaz. Además, ya hay muchos… (habla la mente, que está anclada a la conciencia colectiva, que está llena de creencias limitantes).

Si, a pesar de esas resistencias, te lanzas a hacer lo que deseas desde el corazón, eso que sabes que te llena y con lo que disfrutas de verdad, la energía universal te apoyará en tu propósito, se moverá a tu favor, para que lleguen a ti las oportunidades que te ayudarán a conseguir tus objetivos.

Sé que es difícil ignorar todas esas creencias limitantes, pero no imposible. La salida de ese círculo vicioso es confiar plenamente en tus sensaciones; confiar en ti mismo por encima de todas las cosas; confiar en la magia de la vida, esa energía invisible que nos impulsa constantemente hacia la evolución personal, con nuestras capacidades y dones.

Eres un ser infinito, más allá de tu cuerpo físico. Trata de disfrutar de cada instante, para que el camino se vuelva más sencillo, de la mano de la alegría y del amor a ti mismo. El propósito de tu alma se mostrará abiertamente en tu realidad.
Share by: